.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 13 de febrero de 2017

El arco iris de gravedad (Parte 11)

Páginas 115-131

Parte 11 de la "reseña-resumen" de       "El arco iris de gravedad
de Thomas Pynchon...



Las páginas entre la 115 y la 131 son, hasta ahora, las que mejor explican el mecanismo administrativo de la guerra; una visión/versión que por supuesto es novelística y que (sobre todo) es pynchoniana, pero que muy probablemente se acerca mucho a la realidad realidad. 

Aparecen nuevos personajes, inician y acaban nuevas historias y empezamos a darnos cuenta de una de las técnicas que usa el narrador para informarnos de las cosas; a veces un detalle minúsculo mencionado de forma casual páginas antes aparece después para ayudarnos a entender algún vericueto de la historia. Es entonces cuando algo hace "Clic", y en este pasaje y en el anterior, todo es una sucesión de clic intermitentes. 

Hasta ahora lo único que sabíamos de "La Visitación Blanca" ("White visitation") era que congregaba agentes con dones o características especiales; ahora sabemos que se trata de un antiguo manicomio abandonado, la base de operaciones del SOE y de otras divisiones de paranormales. Un lugar en el que deambula toda una fauna de los más estrafalarios personajes; paranormales, estadísticos, pavlovianos, actores de vodevil; un lugar del que se nos cuenta la breve (y también irónica y también triste) historia, de un tal Reg Le Froyd en la página 116. 

miércoles, 8 de febrero de 2017

El arco iris de gravedad (Parte 10)

Páginas 113-115

Parte 10 de la "reseña-resumen" de         "El arco iris de gravedad
de Thomas Pynchon...


¿Recordáis el breve encuentro entre Geoffrey Pirate Prentice y Tyrone Slothrop? Ambos llegan al lugar en que un cohete (¿alemán?) ha estallado antes de tocar la tierra. 

El sitio está fuertemente custodiado. Lo único que ha logrado sobrevivir es un misterioso cilindro en cuyo interior podría haber alguna clase de documento, una hipótesis que Slothrop no puede comprobar porque Pirate coge el cilindro y se marcha sin decir nada. Habrán de pasar muchas páginas y muchas cosas antes de que se descubra su contenido…


En un folleto publicitario redactado el 1934 por el doctor Laszlo Jamf (un personaje que, hasta ahora, sólo aparece mencionado), se describe el curioso funcionamiento del “Kryptosam”, el nombre comercial de la tirosina estabilizada; cuando el  “Kryptosam” se mezcla con cierto componente (todavía no identificado) del líquido seminal, tiene la capacidad de transformar lo invisible en visible; una reacción muy oportuna cuando se trata de hacer llegar mensajes cifrados a un agente del SOE…Al interior del cilindro recuperado por Pirate, la ilustración erótica de una mujer (una mujer con un cierto parecido a Scorpia Mossmoon) provoca en el capitán una violenta eyaculación, por suerte Pirate no desperdicia todo el líquido, parte de él va a parar sobre el mensaje. Aparecen entonces, entre la película blanquecina de su semen, “una fecha, un lugar, una petición de ayuda”. Pirate se lava las manos, quema el mensaje (conserva la ilustración) y se prepara para entrar en acción. 


domingo, 5 de febrero de 2017

Personajes de "El arco iris de gravedad" (parte 2)

Personajes primarios, secundarios,
terciarios, etcétera de “El arco iris de gravedad”...(parte 2)



El viejo amor de Pirate Prentice. Una muchacha delgada y majestuosa demasiado casada como para que esa historia pudiera salir bien. La conoce un invierno de 1936 cuando Pirate decidía si volver o no a la vida militar...

Diccionario "El arco iris de gravedad"

Organizaciones y programas: secretos y no secretos, reales e imaginarios, nazis y aliados, utilizados, descritos (o simplemente mencionados) en "El arco iris de gravedad".




ETO; Teatro de Operaciones Europeo

ATS; Servicio Auxiliar Territorial

SOE, Special  Operations Executive (también llamada "La Firma"); Es descrita por el narrador como una "organización secreta británica constituida en 1940 a la caída de Francia, destinada a adiestrar hombres para actuar como 
quintacolumnistas  en  territorio  ocupado  e  iniciar  y  coordinar la subversión y el sabotaje contra el enemigo". Aparece por primera vez en la página 16, como la organización a la que pertenece el capitán Geoffrey Pirate Prentice. En la novela, la SOE agrupa a una serie de estrafalarios personajes con poderes paranormales y/o habilidades especiales destinados a conseguir, a través de cualquier medio disponible, algún tipo de ventaja sobre los nazis. 

El arco iris de gravedad (Parte 9)

Páginas 98-113

Parte 9 de la "reseña-resumen" de         "El arco iris de gravedad
de Thomas Pynchon...



Ya está. Hemos llegado. Sí, a uno de esos pasajes en los que a primera vista no sabemos muy bien que ocurre. 

Unas palabras llaman la atención "el chico de Kenosha" (o Kenosha kid si leen ustedes la versión en inglés de la novela). El desconcierto aparece ante el cambio repentino; en un momento una bomba explota muy cerca de donde se encuentran Jessica y Roger, y entonces, sin mediar explicación, empieza la descripción (entre alucinógena y barbitúrica) de un interrogatorio al que es sometido el teniente Slothrop

En ese estado, bajo los efectos de un centímetro cúbico de amital sódico el suero de la verdad, Slothrop reordena una y otra vez las palabras que componen la frase "Pero nunca hiciste de chico de Kenosha" mientras ¿sueña?, ¿imagina?, ¿recuerda? una alocada noche en un bar de Jazz de Boston; música, drogas, negros con intenciones poco puras...Esa clase de cosas. 

jueves, 2 de febrero de 2017

Yo, Claudio (Robert Graves)

Tengo un libro de hojas amarillo marrón. En la portada el rostro perplejo de Derek Jacobi condensa en una sola imagen el sentir de Claudio, el tonto que acabó siendo Dios. En otra imagen, Robert Graves mira fijo el objetivo de la cámara, con la propiedad que sólo otorga el haberse marcado una serie de novelas inolvidables. 

Tal vez, lo mejor habría sido hablar de la novela al completo, pero ya hay de ella una reseña estupenda escrita por Niño Vampiro que os invito a leer. Y, visto que los capítulos de "Yo, Claudio" funcionan perfectamente a la manera de relatos, y, visto además que el capítulo once es una verdadera maravilla, he decidido incluirlo en mi selección de relatos capitales. Alguien me dijo una vez que de ciertas novelas sólo es necesario leer un determinado capítulo, y aunque ese no sea el caso de "Yo, Claudio", el capítulo once condensa perfectamente todo su ingenio.

Postales de invierno (Ann Beattie)


"Postales de invierno" es eso que se llama una novela generacional, es decir, una novela que refleja desde las vivencias de unos pocos personajes el sentir de toda una generación; en este caso el desencanto de sobre-vivir sólo unos minutos después y sólo unos metros fuera del legendario barrial de Woodstock y la revolución de las flores.

Charles; un hombre de 27 años hastiado de su trabajo y de su vida; Susan, la hermana menor de Charles que pertenece a la nueva generación; Clara, la madre de ambos quien se debate entre narcóticos, mantas térmicas y la enferma necesidad de sumergirse en una bañera para escenificar un suicidio que (en el fondo todos lo saben) jamás llegará. 

Y también está Pete, el padre-parche disfuncional y torpe. Y claro, también Sam, el encantador playboy de las visitantes ocasionales de la casa, el "pude ser pero no fui" que hoy vende chaquetas en una tienda y que mañana está desempleado compartiendo habitaciones y escenario con su único amigo de verdad, Charles. Y también hay un escenario, un escenario donde casi todo está, casi siempre empaquetado o congelado, donde a nadie se le ocurre hacer una compra para toda una semana y donde la mayoría de las veces no se cocina más por aburrimiento y dejadez que por falta de hambre o de ingredientes.